crececuentos

Crececuentos De mayor, Rita quería ser hada. Un hada como la de su cuento de Cenicienta,

capaz de transformar calabazas en carrozas y ratones en apuestos cocheros.

Su abuela Amelia le había hecho una bonita túnica de raso azul que le llegaba hasta los pies. ¡Ah!, y un gorro de cucurucho que se sujetaba con una cinta a la barbilla.

NOTA: Para ampliar los libros a pantalla completa, hacer clic en el botón del libro.Ampliar libro

memory
error: Contenido está protegido !!